¿La hora de los pueblos?

Actualidad, BRICS, EEUU, Europa, Geopolítica, Sionismo, Tercera Guerra Mundial
Related image
La élite financiera mundial sabe muy bien que no puede haber un gobierno del pueblo y para el pueblo, de corte nacionalista, o la tan famosa palabra que está de moda, populista, donde éste protege a su pueblo, su territorio, su cultura, su moneda, y sus empresas; esto es intolerable para los dueños del mundo.
La élite ya tiene su fábrica de bienes, con más de mil cuatrocientos millones de chinos produciendo, donde una dictadura “comunista capitalista” establece los mandatos de Londres.
Anuncios

Los escándalos de las élites pedófilas conectan Paraísos Fiscales y los violadores de niños: ¡Los Piratas nos gobiernan!

Medios de Desinformación, Satanismo, Sionismo

ACTUALIZACIÓN LRP (22.03.2016): El diario inglés Daily Mail  publica que el pedófilo Jeffrey Epstein fue condenado por trata de niños quien invitó a Bill Clinton a sus mansiones en múltipes ocasiones para participar en las orgías que allí tenían lugar.
Hace tan sólo unos días, un embajador ruso ha ofrecido a Alemania y, por extensión, a la Unión Europea, desoír el tratado de “libre comercio” (absorción monetaria) ofrecido por Estados Unidos y unirse a la recién nacida Unión Euroasiática que, en la práctica, sería unirse al BRICS. Que, de hecho, ya está suplantando al FMI y sus “bancos de desarrollo” en buena parte de Asia.
Dado que estos días se han formalizado acuerdos entre diferente instituciones hispanoamericanas con China (incluida la petrolera Venezuela, donde suena el bólivar-oro), cada vez es más real que ha surgido una alternativa al dinero fiduciario y la revisión del sistema monetario que usa el Planeta se convierte en algo cercano, posible. La estrategia para acabar con la oposición por parte de los actuales poseedores del sistema monetario es muy clara: destapar sus escándalos pederastas. Algo que día tras día va avanzando hasta comenzar a tocar a altas personalidades como Bill Clinton, al que ya se está señalando como uno de los compinches del banquero judío Jeffrey Epstein y el Príncipe Andrés de Inglaterra.