Juan Pablo Escobar: “Mi papá trabajaba para la CIA y los Bush”

Actualidad, EEUU, Latinoamérica, Medios de Desinformación
Related image
Juan Pablo Escobar es un hombre que nació hace casi 40 años. Fue Juan Sebastián Marroquin hasta 2009 cuando decidió publicar un libro, escrito en primera persona, y confesar que, en realidad, era el hijo de Pablo Escobar Gaviria, el más “célebre” narcotraficante colombiano.
Habla sereno, usa un tono casi clerical para decir que entendió que la reconciliación con los familiares de aquellos a quien su padre mandó a matar es un camino de sanación. Asegura, también, que perdonó a los que se lanzaron a la búsqueda de su progenitor y que, según él, generaron el clima para que se suicidara.

El Grupo Rothschild defiende a Poroshenko por los “Papeles de Panamá”

Actualidad, Economía, Europa, Geopolítica, Medios de Desinformación, Sionismo
Esta compañía financiera ha comenzado una maniobra para apoyar a Piotr Poroshenko, uno de sus clientes involucrados en el escándalo.
Algunas instituciones financieras, como la Fundación de los Hermanos Rockefeller, están detrás de la filtración de los denominados ‘Papeles de Panamá’, mientras que otras, como el Grupo Rothschild, están involucradas en el escándalo y han salido en defensa de sus clientes.

SEPA MÁS: B. Fulford: “Guerra en Ucrania es un intento de recuperar Khazaria por los Jázaros/Ashkenazis”

Escándalo en el “Banco de Dios”, el Vaticano es una Mafia

Actualidad, Medios de Desinformación, Satanismo, Sionismo
Gerald Posner, el autor del libro ‘God’s Bankers: A History of Money and Power at the Vatican’ (Banqueros de Dios: Una Historia de Dinero y Poder en el Vaticano), en una entrevista con ‘The Huffington Post’ señaló que en su obra se puede acceder a una crónica interesante de las transacciones ilegales realizadas por el Banco Vaticano con el fin de lavar el dinero de las mafias.
Según explica el periodista, el Banco Vaticano (Instituto para las Obras de Religión) estaba involucrado en el blanqueo de dinero de bandas y mafiasEsto ha sido posible porque la Ciudad del Vaticano cuenta con un estatuto extraordinario y la institución financiera está fuera del control de las autoridades italianas (no pagan impuestos en ningún lugar), informa ‘The Huffington Post’.